# PUENTE AÉREO

Vengan todos, vacunas sobran

La trastienda de la negociación con Rusia y AstraZeneca por la vacuna contra el coronavirus. Tiempos y anuncios políticos. Camaradas y antisoviéticos. La columna de Mauro Federico.

08/11/2020

 

En las úl­ti­mas dos dé­ca­das, Ru­sia pasó de ser un país que ago­ni­za­ba len­ta­men­te con un ré­gi­men po­lí­ti­co en de­ca­den­cia, a un ac­tor pro­ta­gó­ni­co y ne­ce­sa­rio para Oc­ci­den­te. Por eso Es­ta­dos Uni­dos y sus fie­les se­gui­do­res, ven pe­li­grar sus in­tere­ses y siem­bran des­con­fian­za so­bre los pro­ce­di­mien­tos del Krem­lin. Lo ocu­rri­do con la Sput­nik V fue una mues­tra de ese re­ce­lo con­tra todo lo que hue­la a Sto­li­ch­na­ya. Dos días des­pués de anun­cia­do el acuer­do en­tre los es­ta­dos de Ar­gen­ti­na y Ru­sia para la com­pra de la va­cu­na, el la­bo­ra­to­rio an­glo-sue­co As­tra­Ze­ne­ca apu­ró la no­ti­fi­ca­ción pú­bli­ca de un con­ve­nio con la ad­mi­nis­tra­ción de Al­ber­to Fer­nán­dez. La tras­tien­da de una ne­go­cia­ción don­de hay en jue­go mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res e in­tere­ses cru­za­dos fue­ra y den­tro del go­bierno ar­gen­tino. Pasen y lean.

 

An­tes de la lle­ga­da de Vla­di­mir Pu­tin al po­der en 1999, Ru­sia se en­con­tra­ba en una si­tua­ción eco­nó­mi­ca más de­plo­ra­ble que des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. La si­tua­ción re­sul­ta­ba per­fec­ta­men­te fun­cio­nal a los in­tere­ses de otros paí­ses que mi­ra­ban de reojo al gi­gan­te eu­ro­peo, por en­ton­ces fue­ra de toda com­pe­ten­cia a la hora de dispu­tar los mer­ca­dos glo­ba­les.

Cuan­do Pu­tin su­ce­dió a Bo­ris Yel­tsin, ya te­nía una ex­pe­rien­cia de ges­tión que le ha­bía per­mi­ti­do ob­ser­var du­ran­te mu­chos años los erro­res de sus pre­de­ce­so­res y desa­rro­llar una es­tra­te­gia para vol­ver a con­ver­tir a Ru­sia en una po­ten­cia eco­nó­mi­ca y mi­li­tar. De su mano, la Fe­de­ra­ción Rusa vol­vió a trans­for­mar­se en un país con el que Oc­ci­den­te em­pe­za­ba a con­tar y en un so­cio para mu­chos go­bier­nos a los que no les fue muy bien ne­go­cian­do con los Es­ta­dos Uni­dos.

Por eso pau­la­ti­na­men­te in­ten­ta­ron di­na­mi­tar su pro­gre­si­va ex­pan­sión blo­quean­do la po­si­bi­li­dad de acuer­dos con eco­no­mías emer­gen­tes, que veían en la nue­va Ru­sia a un alia­do con po­ten­cial in­cal­cu­la­ble. No lo lo­gra­ron. Y por eso hoy in­ten­tan por to­dos los mé­to­dos po­si­bles in­ter­po­ner obs­tácu­los para la pro­yec­ción de sus ma­te­rias pri­mas, sus pro­duc­tos y sus desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos y bio-tec­no­ló­gi­cos.

En este mar­co se dan los cues­tio­na­mien­tos que un sec­tor del mun­do Oc­ci­den­tal le ha dis­pen­sa­do a la va­cu­na Sput­nik V, a la que cues­tio­na­ron sin ba­sa­men­to cien­tí­fi­co y con ar­gu­men­tos de una enor­me car­ga ideo­ló­gi­ca, que es­con­den ese tan par­ti­cu­lar re­ce­lo con­tra todo lo que pro­ven­ga de Ru­sia por te­mor a la com­pe­ten­cia que re­pre­sen­ta.

 

***

 

Esta vez Al­ber­to jugó pri­me­ro

 

A me­dia­dos de sep­tiem­bre, en el mo­men­to más cru­do de la pan­de­mia, el go­bierno co­mu­ni­có que un la­bo­ra­to­rio na­cio­nal iba a pro­du­cir la va­cu­na del la­bo­ra­to­rio As­tra­Ze­ne­ca en Ar­gen­ti­na. El anun­cio de­bía ha­cer­lo el Pre­si­den­te si­mul­tá­nea­men­te con el de la pro­lon­ga­ción nú­me­ro “nos cuán­to” de la cua­ren­te­na. Pero el mi­nis­tro de Sa­lud, Gi­nés Gon­zá­lez Gar­cía, —que se sa­lía de la vai­na por di­fun­dir la no­ti­cia— lo ade­lan­tó en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión. Y todo se pre­ci­pi­tó.

De­trás de ese anun­cio, apa­re­cía la fi­gu­ra del ti­tu­lar del Gru­po In­sud, Hugo Sig­man, uno de los em­pre­sa­rios más cer­ca­nos al Eje­cu­ti­vo y de acei­ta­dos víncu­los tan­to con el ti­tu­lar de la car­te­ra sa­ni­ta­ria, como con el pri­mer man­da­ta­rio. “En esa opor­tu­ni­dad no cayó muy bien que Gi­nés se ade­lan­ta­ra, pero al Gor­do lo co­no­ce­mos, es me­dio es­tó­ma­go res­fria­do y se le es­ca­pó dos días an­tes de lo pre­vis­to”, con­tó a #Puen­teAe­reo un fun­cio­na­rio con des­pa­cho en el pri­mer piso de la Casa Ro­sa­da.

A par­tir de allí, to­dos des­de el go­bierno se en­car­ga­ron de re­mar­car que nin­gún la­bo­ra­to­rio te­nía ex­clu­si­vi­dad y que todo aquel que tu­vie­ra un desa­rro­llo pro­ba­do de la va­cu­na en fase 3 po­día ser pro­vee­dor del in­su­mo más re­que­ri­do por to­dos los es­ta­dos del pla­ne­ta. A tal fin se apos­tó a un pool de em­pre­sas que ya es­ta­ban desa­rro­llan­do esta eta­pa de la in­ves­ti­ga­ción.

En­tre ellas es­ta­ba la Sput­nik V, desa­rro­lla­da por la­bo­ra­to­rios de ori­gen ruso. El lu­nes pa­sa­do, en el mar­co de una en­tre­vis­ta con una ca­de­na te­le­vi­si­va del mis­mo país que la va­cu­na en cues­tión, el Pre­si­den­te imi­tó a su mi­nis­tro y ade­lan­tó lo que ho­ras más tar­de se trans­for­ma­ría en la no­ti­cia de la se­ma­na.

“Tu­vi­mos una pro­pues­ta de la Can­ci­lle­ría rusa y del fon­do so­be­rano de Ru­sia para ver si Ar­gen­ti­na es­ta­ba in­tere­sa­da en con­tar con do­sis de la va­cu­na en el mes de di­ciem­bre y por su­pues­to que di­ji­mos que sí”, afir­mó el jefe de Es­ta­do y des­ta­có: “Para no­so­tros es muy im­por­tan­te por­que per­mi­ti­ría va­cu­nar a los sec­to­res que es­tán en ries­go, de todo el país”.

Tras la re­pen­ti­na no­ti­fi­ca­ción, se co­no­ció la exis­ten­cia de una mi­sión (que se man­tu­vo con per­fil bajo) rea­li­za­das se­ma­nas an­tes por una co­mi­ti­va en­ca­be­za­da por la vi­ce­mi­nis­tra de Sa­lud, Car­la Viz­zot­ti, y de la ase­so­ra pre­si­den­cial Ce­ci­lia Ni­co­li­ni quie­nes via­ja­ron a Ru­sia para ver el ni­vel de desa­rro­llo que la va­cu­na te­nía y la fac­ti­bi­li­dad de lo­grar ese ob­je­ti­vo.

Sin em­bar­go, ho­ras des­pués tras­cen­dió pe­rio­dís­ti­ca­men­te que uno de los la­bo­ra­to­rios ins­crip­tos en la AN­MAT para co­mer­cia­li­zar el fár­ma­co era HBL Phar­ma, em­pre­sa con un cu­rrí­cu­lum don­de se acu­mu­lan gri­ses y clau­su­ras, ra­zón por la cual el Go­bierno na­cio­nal plan­teó for­mal­men­te con su par ruso lle­var ade­lan­te las ne­go­cia­cio­nes de Es­ta­do a Es­ta­do, pres­cin­dien­do de las in­ter­me­dia­cio­nes.

Al día si­guien­te, el pro­pio Al­ber­to ter­mi­nó de se­llar el acuer­do con Pu­tin a tra­vés de una vi­deo­con­fe­ren­cia. Y ho­ras des­pués se co­no­cía los al­can­ces del pro­to­co­lo sus­crip­to por am­bos paí­ses para su­mi­nis­trar 25 mi­llo­nes de do­sis de la va­cu­na “una vez cum­pli­men­ta­da la fase 3”. Se­gún lo acor­da­do, diez mi­llo­nes de esas do­sis es­ta­rían en Ar­gen­ti­na an­tes de fin de año y el res­to du­ran­te el trans­cur­so de enero de 2021.

 

***

 

¿Sir­ve o no sir­ve?

 

Danie­la Hoz­bor es in­ves­ti­ga­do­ra Prin­ci­pal del CO­NI­CET en la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta. Una de las ex­per­tas más des­ta­ca­das de la Ar­gen­ti­na en esta ma­te­ria ex­pli­có con de­ta­lles las ra­zo­nes por las cua­les la va­cu­na rusa cum­pli­men­ta con to­dos los re­qui­si­tos nor­ma­ti­vos de una in­ves­ti­ga­ción se­ria:

“Ac­tual­men­te se es­tán en­sa­yan­do en dis­tin­tos paí­ses más de 200 can­di­da­tos va­cu­na­les con­tra el co­ro­na­vi­rus. De es­tos can­di­da­tos, 47 es­tán sien­do eva­lua­dos en hu­ma­nos (en­sa­yos clí­ni­cos), 10 de es­tos can­di­da­tos ya se en­cuen­tran en la úl­ti­ma fase clí­ni­ca del desa­rro­llo. Se tra­ta de la fase clí­ni­ca 3, que tie­ne como ob­je­ti­vo eva­luar de for­ma más com­ple­ta la se­gu­ri­dad y la efi­ca­cia en la pre­ven­ción de la en­fer­me­dad”.

“Esta fase clí­ni­ca in­vo­lu­cra de­ce­nas de mi­les de vo­lun­ta­rios que par­ti­ci­pan en un es­tu­dio mul­ti­cén­tri­co ade­cua­da­men­te con­tro­la­do. Uno de los can­di­da­tos que se en­cuen­tra en di­cha fase es el desa­rro­lla­do en Ru­sia. Este can­di­da­to, que está ba­sa­do en vec­to­res ade­no­vi­ra­les, fue re­gis­tra­do de ma­ne­ra con­di­cio­nal por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Fe­de­ra­ción Rusa el 11 de agos­to de 2020”.

“Los cien­tí­fi­cos in­vo­lu­cra­dos en este desa­rro­llo re­cien­te­men­te han di­fun­di­do re­sul­ta­dos de los es­tu­dios de fase 1/ 2 so­bre se­gu­ri­dad e in­mu­no­ge­ni­ci­dad de dos for­mu­la­cio­nes, una con­ge­la­da y otra lio­fi­li­za­da de esta va­cu­na. Es­tos es­tu­dios desa­rro­lla­dos en dos hos­pi­ta­les de Ru­sia in­clu­ye­ron a vo­lun­ta­rios adul­tos sa­nos de en­tre 18 y 60 años. Las con­clu­sio­nes de los in­ves­ti­ga­do­res fue­ron que am­bas for­mu­la­cio­nes re­sul­ta­ron ser se­gu­ras y bien to­le­ra­das”.

“En es­tos mo­men­tos se está lle­van­do a cabo el en­sa­yo de fase 3. Se tra­ta de un en­sa­yo clí­ni­co alea­to­ri­za­do, do­ble cie­go, con­tro­la­do con pla­ce­bo, mul­ti­cén­tri­co en asig­na­ción pa­ra­le­la de efi­ca­cia, in­mu­no­ge­ni­ci­dad y se­gu­ri­dad de la va­cu­na. El en­sa­yo in­clu­ye a 40.000 vo­lun­ta­rios ma­yo­res de 18 años. Al igual que para otros can­di­da­tos va­cu­na­les que es­tán en este mis­mo es­ta­dío de desa­rro­llo, con el fin de acor­tar tiem­pos los la­bo­ra­to­rios han co­men­za­do la pro­duc­ción de do­sis de la for­mu­la­ción va­cu­nal a ries­go sin te­ner los re­sul­ta­dos de la fase 3”.

“Es im­por­tan­te re­cal­car en este pun­to que esta ace­le­ra­ción de tiem­pos no aten­ta con la exi­gen­cia que se tie­ne so­bre este in­su­mo de sa­lud tan cla­ve, sólo se em­plea­rán for­mu­la­cio­nes se­gu­ras y efec­ti­vas apro­ba­das por los en­tes re­gu­la­do­res”.

 

***

 

En­tre ex ca­ma­ra­das no se pi­san los ne­go­cios

 

Los re­pre­sen­tan­tes de As­tra­Ze­ne­ca mo­ni­to­rea­ron muy de cer­ca este de­rro­te­ro. La apa­ri­ción de este nue­vo es­ce­na­rio en las ne­go­cia­cio­nes que de­jan de lado el tra­ba­jo in­ter­me­dia­dor de las em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas, ge­ne­ró preo­cu­pa­ción. Alle­ga­dos a Sig­man —ca­be­za de la re­pre­sen­ta­ción ar­gen­ti­na de AZ— iro­ni­za­ban: “jus­to a Hugo, que es bol­che de alma, le va a so­plar el ne­go­cio un an­ti­guo ca­ma­ra­da”. Si bien la pro­duc­ción anun­cia­da en sep­tiem­bre es “a ries­go” (lo que sig­ni­fi­ca que el cos­to de toda la trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca efec­tua­da en­tre la fir­ma an­glo-sue­ca y el gru­po Sig­man po­dría per­der­se si fra­ca­sa la fase 3), el ne­go­cio es mul­ti­mi­llo­na­rio.

Por eso este sá­ba­do se apu­ra­ron en co­mu­ni­car que ellos tam­bién tie­nen un acuer­do sus­crip­to. Pri­me­ro fue el la­bo­ra­to­rio que a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do con­fir­mó que es­tán lis­tos para en­viar 22 mi­llo­nes de do­sis de su va­cu­na anti Co­vid den­tro de los pla­zos de en­tre­ga “es­pe­ra­dos”, es de­cir du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2021.

Por su par­te, el Go­bierno Na­cio­nal se pro­nun­ció al res­pec­to y ma­ni­fes­tó que “las en­tre­gas se pro­du­ci­rán siem­pre en caso de que los en­sa­yos en cur­so re­sul­ten exi­to­sos y pos­te­rio­res a la apro­ba­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Me­di­ca­men­tos, Ali­men­tos y Tec­no­lo­gía Mé­di­ca (AN­MAT)”.

A su vez, agre­ga­ron que “es­tos en­sa­yos que el la­bo­ra­to­rio rea­li­za en di­fe­ren­tes paí­ses del mun­do de­ter­mi­na­rán si la va­cu­na ge­ne­ra­rá pro­tec­ción con­tra CO­VID-19 y me­di­rá la se­gu­ri­dad y las res­pues­tas in­mu­nes en has­ta 50.000 par­ti­ci­pan­tes”.

As­tra­Ze­ne­ca no da pun­ta­da sin hilo. Por eso se ha trans­for­ma­do en una com­pa­ñía lí­der en el mun­do. Se­gún su úl­ti­mo in­for­me de re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros, en 2019 la com­pa­ñía ob­tu­vo in­gre­sos a ni­vel glo­bal por u$s24.400 mi­llo­nes, un 10,38% más que en 2018. En los paí­ses emer­gen­tes, sus ven­tas anua­les al­can­za­ron los u$s 8165 mi­llo­nes, un 18% por en­ci­ma que en 2018 y re­pre­sen­ta­ron el 35% del to­tal. De ellas, los pro­duc­tos vin­cu­la­dos a nue­vas dro­gas sig­ni­fi­ca­ron el 23%. La va­cu­na AZ­D1222 tie­ne un cos­to por uni­dad de apro­xi­ma­da­men­te unos U$S 3,5, lo cual mul­ti­pli­ca­do por los mi­llo­nes de do­sis que pre­vén co­mer­cia­li­zar­se, re­pre­sen­tan una fac­tu­ra­ción muy im­por­tan­te para el la­bo­ra­to­rio que aquí en Ar­gen­ti­na ten­drá como so­cio lo­cal para la pro­duc­ción a mAb­xien­ce del Gru­po In­sud, cuyo due­ño esta se­ma­na se­gu­ra­men­te re­cor­dó los tiem­pos en los que cada vez que llo­vía en Mos­cú, los co­mu­nis­tas lo­ca­les abrían el pa­ra­guas.