# ES LEY

“Voy a votar por la facultad de cada mujer a decidir sobre su cuerpos”

El Senador Martín Doñate aseguró que la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo deja atrás la “hipócrita legislación vigente” que lleva a las mujeres a sufrir “secuelas gravísimas, irreparables”. Habló de la situación de los médicos y homenajeó a Susana Yappert.

30/12/2020
Nacional

 

“Quería hablar de la desesperación; esa conmoción, ese trastorno emocional es lo que mejor podría acercarse” a entender “la situación de una mujer que tiene un embarazo no deseado, que está con miedo, abandonada, que está con angustia, con desasosiego”, explicó Doñate durante su intervención, y dijo que no debería haber “criminalidad en la angustia, delito en ese desasosiego” o “crimen alguno en una soledad que desgarra, en un futuro que se desploma”.

“¿Quién se animaría en este Senado a llamar asesina a esa mujer, quién está en condiciones éticas y morales de hacerlo?. Yo no. Yo no soy quién para juzgarla. Hay mucha hipocresía social, mucha solución mágica a problemas de una profundidad que solo quienes las atraviesan pueden llegar a dimensionar. Ellas en definitiva, que son las que ponen el cuerpo”, agregó el Senador rionegrino.

Durante su exposición, Doñate se preguntó: “¿Puede alguien creer en su fuero más íntimo que mantener la penalización del aborto va a disuadir a alguien de hacerlo? No sucedió ni está sucediendo hoy”.

Repasó que Humberto Eco “dice que todo problema compleja tiene una solución simple, y está equivocada. La absurda simpleza, el error de creer que todo se resuelve juzgándola (a la mujer que aborta), castigándola, apuntándola con el dedo, imponiendo una pena en la cárcel, encuadrándola en una acción de tipo penal es lo que las lleva a buscar soluciones marginales, extremas, intervenciones en la clandestinidad donde no existen las más mínimas condiciones de higiene, de salubridad”.

 

Médicos

 

En relación a los y las profesionales de la salud, Doñate planteó que “al estar el aborto formalmente penalizado y criminalizado se niegan a realizarlo aun incluso aquellos (casos) que serían legales por el artículo 86 del Código Penal, porque la misma idea de la criminalidad provoca una suerte de prejuicio generalizado, extendido, que termina haciendo que aun los buenos profesionales, sensibles, sin trabas morales, no cumplan con su deber, por temor, por miedo al accionar de los jueces, por miedo a perder la matrícula, porque no se sienten protegidos”.

Esta situación, se da, dijo, “en el mejor de los casos, porque también están los comerciantes del dolor, los fariseos de la desesperación, los corruptos de siempre. Solo a partir de la despenalización podremos cortar” ese negocio “y ya no podrán lucrar con ellas (mujeres que abortan), con su desesperación”.

“Esta hipócrita legislación vigente hoy las lleva a encontrar secuelas gravísimas, irreparables, y dejar su propia vida en una escondida habitación, oscura, fría, clandestina, de algún inescrupuloso doctor o doctora. Esa es la realidad de mi Argentina”, planteó.

El Senador rionegrino habló de lo que sucede en la Provincia: “Los datos estadísticos indican que en los últimos años del 25 por ciento de profesionales objetores de conciencia pasamos a un 73 por ciento. Eso no es casual, los médicos objetores de conciencia crecen a la par de que los dejamos solos muchísimo tiempo, sin leyes protectoras, cargándoles una responsabilidad en términos individuales que debería ser sí y sólo sí del Estado”.

“Es por eso que pasaron de ser garantes de derechos a ser objetores de conciencia, y esa curva va a crecer si no aprobamos esta ley”, evaluó.

“Para ellos es importante, es una protección, es un reconocimiento a la enorme tarea de los trabajadores y trabajadoras de la salud que este año particularmente tuvieron muchísimos conflictos, muchísimos problemas, enfrentar una pandemia, y en especial tuvieron problemas en mi Provincia. Una Provincia desfinanciada, endeudada, con problemas sanitarios, con un sistema sanitario altamente privatizado”.

 

Homenaje

 

Martín Doñate dedicó su voto y la futura aprobación a “a las organizaciones, a las Socorristas en Red y tantas otras que acompañan a esas niñas, a esas jóvenes pobres, muy muy pobres” en la interrupción del embarazo. Dijo que esas organizaciones “reemplazan en definitiva a un Estado que ha fallado, y que hay que reparar”.

“Quiero homenajear a una rionegrina, a Susana Yappert, que se nos fue temprano, pero que dejó un enorme legado. Y en Susana mi homenaje a miles de mujeres de mi Provincia que luchan todos los días desde el feminismo por una Provincia con más derechos”, dijo.

Susana Yappert junto a Doñate

Susana, militante feminista, durante décadas peleó por el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, desde el Alto Valle y en Bariloche, donde vivió sus últimos años. Impulsó organizaciones, expuso ante el Senado durante el debate de 2018, y militó cada día por la ampliación de derechos de las mujeres.

Finalmente, Doñate anticipó que votaría a favor “de la salud física y mental de miles de argentinas que con Ley o sin Ley, abortarán. Voy a votar a favor de la vida de las que, si no transformamos este proyecto en Ley, por decidir interrumpir un embarazo en condiciones paupérrimas morirán, morirán inevitablemente”.

“Voy a votar por la facultad de cada mujer de mi patria a decidir sobre su cuerpo, su vida, su futuro, por la autonomía de su voluntad, por su deseo, por su libertad”.

Para cerrar su intervención dijo: “Demos una demostración más de evolución histórica en materia de derechos en nuestra República Argentina y avancemos hacia un país más justo”.