# CORONAVIRUS

Bariloche vive su boom turístico con “los centros de salud colapsados”

Miles de visitantes pasean en la zona. Los controles sanitarios en las calles y playas son inexistentes. Hay más de 1500 casos activos de coronavirus. La Sociedad Argentina de Medicina advierte: a este ritmo, vecinos y turistas “pueden quedar sin cobertura médica”. Una nota de Santiago Rey para ElDiarioAr.

18/01/2021
Bariloche
Santiago Rey

El Hospital Zonal está en el límite de su capacidad de atención (foto Eugenia Neme)

La explosión turística del verano genera presión sobre el funcionamiento general de la ciudad de Bariloche: largas colas en los locales de venta de chocolate, lista de espera para ingresar a restaurantes y cervecerías, y tránsito a paso de hombre en las rutas que unen el centro con las playas del oeste de la ciudad.

Ese panorama no implicaría mayores inconvenientes sino fuera porque además Bariloche se encuentran al límite de su capacidad de prestación de servicios sanitarios y con un crecimiento imparable de casos de coronavirus.

La ciudad tiene más de 1.500 casos activos -con más de 800 en solo una semana-, a un ritmo promedio superior a los 110 casos diarios. Concentra así casi el 40 por ciento de los casos de toda la Provincia de Río Negro.

En ese contexto la Sociedad Argentina de Medicina advirtió que en Bariloche “puede colapsar” el servicio sanitario, debido “al ingreso masivo de turistas sin control, sin ningún tipo de testeo; la saturación de los servicios de terapia intensiva; y el agotamiento del personal médico”.

Así lo planteó Santiago Durán, médico clínico y titular del Distrito Bariloche de esa entidad, quien anticipó además que los futuros pacientes de Covid y otras patología “pueden quedar sin cobertura médica”.

Durán cuestionó al Estado porque “no hay un gran desempeño en cuanto a la prevención. Se ha priorizado la situación económica en la ciudad por sobre la prevención”, dijo a ElDiarioAr.

Bariloche vive una exitosa temporada de verano, a pesar del contexto de pandemia. Según datos que dio a este medio el Secretario de Turismo Municipal, Gastón Burlón, el nivel de ocupación hotelera ronda el 60 por ciento, con una mayor incidencia en el rubro de cabañas. “En la primera quincena de enero superamos las expectativas”, señaló. Para vacacionar en Bariloche se gestionaron 60 mil permisos de circulación, a través de las aplicaciones móviles del Gobierno nacional y de la Provincia de Río Negro.

Miles de personas utilizan el transporte pública diariamente (foto Eugenia Neme)

Para Claudio Roccatagliata, titular de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Bariloche, ese 60 por ciento de ocupación es aplicable a la disponibilidad de camas turísticas en la zona del oeste de la ciudad, es decir en la zona que acompaña la ruta que lleva al Hotel Llao Llao. “Pero en el centro de la ciudad la ocupación es mucho más baja, no llega al 30 por ciento; hay hoteles que trabajaban con turismo estudiantil que están cerrados”, explicó.

Las autoridades municipales locales celebran el constante ingreso de visitantes, ya que, entienden, es la única posibilidad de dinamizar la economía, golpeada por la caída global del turismo. El Intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso, dijo a ElDiarioAr que la ciudad perdió unos 25 mil millones de pesos debido a la merma turística, desde marzo hasta diciembre de 2020. El dato surge de un un cuadro que estima el movimiento económico en relación a las declaraciones juradas para el cálculo de la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene (TISH).

El propio jefe comunal estimó en un 70 por ciento la caída en la recaudación de tasas locales.

En ese contexto, los Gobiernos nacional, provincial y municipal impulsaron la reapertura turística, que hoy presiona sobre el golpeado sistema sanitario.

 

Colapso

 

“Hoy estamos con la capacidad de terapia intensiva al límite. El 60 o 70 por ciento de los pacientes están por Covid, y el resto por otras patología”, detalló el referente de la Sociedad Argentina de Medicina, Santiago Durán.

Para el profesional, el combo de falta de controles en los ingresos a la ciudad y la ausencia del pedido de un test previo al viaje, fuerzan hasta el límite la capacidad de respuesta sanitaria.

En las colas para realizarse testeos en el Hospital Zonal Ramón Carrillo y en los centros privados se mezclan residentes y turistas. “Ha venido a la ciudad mucha gente joven que generalmente tolera más la infección, pero la transmisión se extiende y alcanza a otros sectores”, planteó.

Por su parte, el doctor Mariano Trevisán, médico cardiólogo del Sanatorio San Carlos, posteo hace pocos días en sus redes: “La foto de hoy en Bariloche. Guardia del Sanatorio San Carlos: 100% de las consultas son Covid. Terapia intensiva: 100% de ocupación. Todos pacientes con asistencia respiratoria mecánica (sin perspectivas de alta en el corto plazo). Si tenías pensado pegarte un palo con el auto, la bici o la moto; si tenías planeado tener un infarto; si andabas con ganas de una cirugía grande por una enfermedad grave; si tu plan para el fin de semana era descompensarte de tu diabetes, o de alguna enfermedad crónica... lamentablemente no es el momento ni el lugar. Simplemente no lo hagas. Está todo reservado. Temporada récord. Aplausos”.

(foto Eugenia Neme)

En ese marco, “teníamos que tomar una posición como Sociedad Argentina de Medicina”, explicó Durán, e insistió en que uno de los principales puntos de la crisis es la falta de personal médico para generar un recambio. “Estamos saturados, exhaustos. Bariloche no sumó terapistas en la emergencia, tenemos los mismos de siempre. Hay internistas que hacen guardias de terapia, sin tener el título de terapistas. Eso no significa que no sepan manejar pacientes, pero no es su especialidad”, agregó.

Finalmente calificó la situación como “inmanejable”.

Se esperaba que el problema de la falta de camas encontrara una atenuación en la inauguración de un Hospital Modular, que el Ministerio de Salud de la Nación había anunciado para el comienzo de la temporada. Sin embargo, hasta el momento solo está construida la platea y el pilar de luz.

La estructura de 655 metros cuadrados -ha instalarse en la zona oeste de la ciudad- tendrá boxes de observación, atención, ambulancias, testeo rápido “y todo lo necesario para afrontar esta pandemia”, se indicó oportunamente desde el Gobierno provincial. Sin embargo, hasta el momento no se detalló qué personal de salud lo atenderá, ya que no hay convocatoria a trabajadores del sector de terapia intensiva que puedan desempeñarse en ese lugar.

La Diputada Nacional por Río Negro de la UCR y Juntos por el Cambio, Loren Matzen, presentó un pedido de informes a Nación y la Provincia por la demora en la construcción. “Bariloche no escapa a la situación general de la Provincia, donde se ha mostrado una total ineficiencia en el manejo de la pandamia”, dijo a ElDiarioAr. “La falta de la construcción de los hospitales modulares pasa a ser una cuestión más, que se suma a todo lo que nos ha venida pasando. Sabemos que faltan los insumos al personal de salud, que están agotados, estresados, y también tenemos claro que no están bien pagos. Dada la apertura de temporada no se tomaron los recaudos necesarios para poder afrontar la reactivación económica en una situación de pandemia”, agregó.

Finalmente planteó que “con las ayudas de Nación, la Provincia podría haber ejecutado la obra y después recuperar el dinero. La necesidad imperiosa de contar con los hospitales modulares debería haber sido una prioridad ante la temporada que se venía. Vamos a seguir insistiendo”, señaló.

El complejo momento sanitario que vive Bariloche tiene su contracara en el esplendor de la temporada turística, sus playas y senderos de montaña llenos, sus hoteles gestionando la reactivación. El punto de equilibrio está lejos de encontrarse.