Oñate contrató a su cuñado y el Contralor ya se lo bajó

Show de designaciones de la Defensora del Pueblo en el área de Comunicación. Ya intervino el Tribunal de Contralor.

15/06/2017

Beatriz Oñate (foto Prensa Defensoría)

“En Prensa y relaciones institucionales estarán Diego Llorente y Vivian Mathis”, informó Beatriz Oñate al presentar su equipo de trabajo a la prensa, el viernes pasado. Sin embargo, 4 días antes, había puesto a cargo del área a Luciano Franzgrote, el marido de su hermana, quien hasta hace poco tiempo se habría desempeñado como chofer de una empresa de micros de larga distancia.

El cargo elegido era el de titular del área de Comunicación y las Relaciones Interinstitucionales.

“Se reconoce el valor del acompañamiento de un profesional en el manejo de las comunicaciones en el auge de un nuevo marco político creativo y dispuesto a escuchar, consciente de la importancia de los nuevos canales de comunicación”, afirmó la nueva Defensora en la Resolución de contratación, donde le asignó un salario equivalente a la mitad del sueldo básico, más zona fría.

Oñate pretendía que Franzgrote tuviera a cargo la implementación “de una nueva configuración para actualizar la dinámica y formas de comunicación”, además de incrementar la representación y presencia de la Defensoría “a través de una eficaz estrategia de comunicación” y facilitar el acceso a la información pública a través de la Web.

Pero el Tribunal de Contralor ya advirtió la incompatibilidad con lo normado por la ordenanza de Ética Pública (2554/2014) que restringe la contratación de parientes. Como se indicó, Franzgrote es cuñado de Oñate. Por ese motivo, el organismo de control advirtió verbalmente a la Defensora por la situación y Oñate resolvió “dejar sin efecto, a partir del 13 de junio, la designación” del mecionado ya ex funcionario.

Oñate contrató además, con idénticos argumentos y como “colaboradores” del malogrado Franzgrote, a Llorente y Mathis, quienes son trabajadores de medios de comunicación, instituciones y empresas de la ciudad. Ambos, según las resoluciones, percibirán el equivalente a un 30 por ciento del básico de la Defensora.

La nueva estructura de prensa con tres personas contrasta con la austeridad que dio al área la ex titular de la Defensoría, Andrea Galaverna, quien contaba con una única trabajadora a cargo de la comunicación.

Otra incorporación llamativa fue la de Hugo Ricardo Orsili, como colaborador directo de la Defensora. Se trata de uno de los 21 candidatos que participaron del concurso de selección del Defensor del Pueblo. En la Audiencia Pública propuso una “Defensoría inquieta”, que actúe de oficio, continúe líneas actuales y coordine con los CAAT y juntas vecinales.